Adsense

miércoles, 31 de julio de 2013

Parte de Guerra Republicano (31 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

Al igual que en jornadas anteriores, el Gobierno de la República sólo noticias satisfactorias tiene que contar al mundo. Los rebeldes, perdida la moral y disminuido su número por las continuas deserciones de fuerzas, buscan desesperadamente la huida para escapar al rigor de la ley.

Las acciones militares que con energía y entusiasmo se ejercen contra los insurgentes son por momentos más eficaces, y bien puede decirse que sólo a un último consentimiento de respeto y deseo de dejar indemne a la población civil, en la que los insurgentes se han escudado, se debe el que la rendición total de los focos facciosos no se haya llevado a efecto plenamente en todo el territorio.

Parte de Guerra Nacional (31 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

Segunda División.—El general rojo Miaja, ha intimado la rendición de Córdoba. El comandante militar de Córdoba le ha dado la contestación adecuada.

Por la Columna del comandante Figuerola se ocuparon los pueblos de Puebla de Cazalla y El Coronil.

Quinta División.—La Columna del coronel Olivares, en Almudévar, entabló combate con fuerzas enemigas de Tardienta, avanzando hasta las proximidades de este último pueblo y retirándose a sus posiciones al anochecer con seis bajas.

Las fuerzas de caballería del coronel Monasterio establecieron contacto con el enemigo en Sástago, siendo el coronel herido, además de un oficial y tres soldados. Los escuadrones se replegaron para pernoctar en Quinto, ocupando el puente de Gelsa.

Sexta División.—Cuatro aviones enemigos bombardearon nuestras Columnas frente a San Marcial.

Séptima División.-—La Columna del Guadarrama continúa el avance hacia el pueblo de este nombre. En el sector derecho continuó la ininterrumpida progresión proyectada, avanzando por el espolón de la loma de los Requetés, dirigiéndose a la carretera para cortar al enemigo su comunicación con Guadarrama. Las fuerzas del sector izquierdo combatieron todo el día, logrando desalojar al enemigo del Sanatorio de Tablada del que se apoderaron nuestras fuerzas.

Octava División.—La Columna del comandante Ceano avanzó por la carretera de la Costa hasta La Caridad, en dirección a Luarca. El enemigo, que no ofrece resistencia, va destruyendo sistemáticamente todas las obras de fábrica de la carretera, lo que retrasa considerablemente la marcha de la Columna.

martes, 30 de julio de 2013

Parte de Guerra Republicano (30 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

A las diez y media

De no menor importancia que los anteriores ha sido el día de hoy, en orden a la puesta en práctica de los designios del Poder legítimo del país contra el movimiento sedicioso. Dos hechos de consideración se han registrado a lo largo de la jornada: la toma por las tropas leales a la República de la plaza de Villanueva de la Serena, en la provincia de Badajoz, y las públicas manifestaciones hechas por el general de la División Militar de Valencia, Sr. Martínez Monge, en el sentido de que la guarnición de aquella capital está sin reserva alguna, al lado del Gobierno y dispuesta a combatir la sublevación junto a las demás tropas afectas a la democracia y milicias populares.

La reconquista de Villanueva de la Serena supone el total restablecimiento de comunicaciones entre Madrid y la provincia de Badajoz, fronteriza con Portugal y de una enorme extensión. En cuanto a la actitud de los militares de Valencia, viene a desvanecer un rumor muy extendido en la mañana de hoy por elementos derrotistas. Han cesado en aquella población los acuartelamientos de tropas y los soldado fraternizan con el pueblo, que vitorea incesantemente al Gobierno, a la Junta delegada de éste en la región levantina, al Frente Popular y a la República.

Siguen las fuerzas públicas operando con éxito sobre los rebeldes en los focos de sedición. La Aviación ha realizado provechosos vuelos de exploración y bombardeo, y de los últimos movimientos de las tropas leales se pueden esperar futuros y decisivos triunfos sobre los rebeldes, cada momento más faltos de moral.

Por exceso de fuerzas armadas adictas, se ha excluido del servicio militar activo a los excedentes de cupo de las quintas del año 1934 y 1935. Igualmente tiende a reducirse la organización de milicias populares, pues interesa al Gobierno que la población civil del territorio leal al Régimen, que es el de la mayor parte de España, se entregue a las tareas profesionales ordinarias, como hasta ahora lo viene haciendo, a fin de alterar lo menos posible el desenvolvimiento de la vida ciudadana en todos los aspectos.

Parte de Guerra Nacional (30 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

Segunda División.—A las 4 horas salió de Sevilla una Columna al mando del comandante Gutiérrez Pérez que, tras ocupar los pueblos de Brenes, Villaverde, Cantillana y Tocina, regresó a la capital, quedando restablecida la normalidad en dichos pueblos.

Por fuerzas de Huelva se ocuparon los pueblos de Alosno, Tharsis, Santa Bárbara y Villanueva de las Cruces.

Quinta División.—La aviación enemiga bombardea Siétamo y Pina.

Fuerzas de Huesca realizan operaciones de limpieza de fugitivos de Almudévar, se recogieron 28 cadáveres, dos heridos y diverso material de guerra.

Sexta División.—La Columna de Beasain avanzó hasta las proximidades de Villafranca de Oria, tropezando con fuerte resistencia enemiga. Se le causaron un oficial y 15 guardias de Asalto muertos. Las bajas propias fueron un oficial muerto y un oficial y tres de tropa heridos.

Séptima División.—Al amanecer de este día se planeó un golpe de mano para la destrucción de unas casamatas blindadas que el enemigo tenía establecidas en la carretera de Guadarrama. Nuestras fuerzas asaltaron estas fortificaciones haciendo huir al enemigo y coronando con éxito la operación apoderándose de diverso armamento. Continuó el avance en dirección a Guadarrama, apoyadas por la artillería, que atendió también al fuego de contrabatería con eficacia. La progresión hubo de detenerse debido a la fuerte resistencia del enemigo fuertemente atrincherado, al llegar al Sanatorio de Tablada.

Octava División.—La Columna del comandante Ceano avanzó hoy desde Ribadeo sobre Vegadeo y Castropol.

El crucero «Almirante Cervera» bombardeó hoy eficazmente los objetivos de Gijón.

De todas las guarniciones de la región, salieron Columnas para hacer reconocimientos sin novedad.

lunes, 29 de julio de 2013

Parte de Guerra Nacional (29 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

Segunda División.—En las primeras horas de la tarde, entró en Huelva la Columna del comandante Vierna, uniéndose a las fuerzas de la Guardia Civil y Asallto que habían efectuado la ocupación de la capital la noche anterior.

Por la Columna del capitán de corbeta Carranza se ocupó Ayamonte, Isla Cristina, Lepe, Cartaya, Aljaraque y Villarrasa.

Al tener conocimiento de la entrada de nuestras fuerzas en Huelva, fueron ocupados por fuerzas de la Guardia Civil los pueblos de Trigueros, Beas, Valverde del Camino, Castillejos, La Puebla, Paymogo, San Silvestre, San Juan del Puerto, Gibraleón, Moguer y Palos de Moguer.

Quinta División.—Se ocupa Almudévar por fuerzas de Zaragoza y Huesca, librándose combate e interviniendo la aviación enemiga.

Una Columna al mando del coronel Sueiro sale de Zaragoza con la misión de pacificar la zona de Azaila-Hijar-Albalate; el acceso a esta zona la vigilan fuerzas de caballería por la zona carretera y puente de Gelsa sobre el Ebro.

Sexta División.—La Columna de Beasáin marcha sobre Villafranca de Oria.

La Columna de Tolosa ha ocupado Leaburu, posición dominante sobre Tolosa, en la que el enemigo se defiende. Se han capturado dos camiones blindados y se han hecho 40 muertos y 10 heridos al enemigo. Nuestras bajas son 40, aproximadamente.

Séptima División.—Las fuerzas de la Columna que interviene en las operaciones del Alto de León, se constituyó en dos agrupaciones para operar en los sectores que divide la zona de marcha, la carretera a Guadarrama y Madrid, directriz de las operaciones, actuando una por el sector derecho y otra por el izquierdo.

La primera de ellas dio principio a la operación con gran decisión, hasta llegar a la altura de la cota 1.127. Los rebeldes, no obstante el intenso fuego de su artillería y de su aviación, dueña en absoluto del aire, bombardeó todas nuestras posiciones durante todo el día con gran continuidad. La tenaz resistencia que quiso oponernos fue completamente batida y desalojado de sus posiciones. En el sector izquierdo trató el enemigo de envolver nuestro flanco con gran intensidad y resistencia. Se combatió durante toda la jornada. En todas las ocasiones fue rechazado con bajas vistas muy elevadas. La artillería propia combatió con éxito la contrabatería, haciendo acallar con frecuencia sus fuegos, batió concentraciones enemigas y Columnas de camiones procedentes de Villalaba que conducían refuerzos. Por nuestra parte tuvimos unas 100 bajas.

Octava División.—En Villavieja, fueron agredidas nuestras fuerzas por grupos de marxistas sin que tuviéramos que lamentar baja alguna. Al enemigo se le hicieron muchos muertos y heridos.

La Columna del comandante Ceano salió de Lugo para pernoctar en Ribadeo. Continúa la labor de desarme y reclutamiento en toda la región.

Parte de Guerra Republicano (29 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

RESUMEN DE LA JORNADA

A las once y media de la mañana

En la noche última, la columna del capitán Perea sorprendió una concentración de fuerzas enemigas en el campo donde opera. El encuentro, feliz para nuestrra columna leal, dio como resultado la dispersión de la columna enemiga, produciendo en ésta once muertos y algunos heridos, que no pudieron ser recogidos porque salieron en huida.

El capitán Perea, puede decirse, colmó el objetivo propuesto.

A las nueve y media de la noche

Prosigue la acción del Gobierno español contra la insurrección militar. Las operaciones de las tropas leales en todos los frentes, y de manera muy especial las de la Aviación, tanto en vuelos de bombardeo como en los de reconocimiento, son sobre manera satisfactorias.

Se consolidan las posiciones de las columnas que luchan en el frente de Guadarrama, donde se reducen de manera continua a las tropas insurrectas.

En Zaragoza, uno de los principales núcleos de la rebeldía, la actividad vacilante de los militares que todavía dominan en la plaza hace presumir una rendición. La capital está rodeada de fuerzas gubernamentales, militares y civiles. Desde Barcelona, la Aviación informa que los vuelos realizados sobre Zaragoza dan por resultado de que el reconocimiento de la población civil desasiste en absoluto a los sublevados.

En Córdoba y en Sevilla siguen también en situación desesperada los rebeldes. Ambas ciudades están ceñidas por fuerzas al servicio del Régimen, que avanzan poco a poco, pero de manera tan firme, que el sitio se estrecha cada vez más. Los jefes de la rebelión en las capitales andaluzas tienden a correrse hacia Huelva, sin duda para lograr la fuga por la frontera de Portugal. Importantes movimientos de tropas leales y servicios prestados por la Aviación en el día de hoy permiten esperar que las operaciones para combatir los focos rebeldes darán positivo resultado en la madrugada de mañana.

Se acentúa la desesperanza de los jefes rebeldes, pues desde las diversas capitales que ocupan se abruman mutuamente con peticiones de auxilio, que si en días anteriores eran apremiantes, en el día de hoy son francamente desgarradoras. No se atienden, por parte de los sublevados, las solicitudes de apoyo que unos de otros reciben, y sin duda para levantar la decaída moral que invade a los insurrectos de Córdoba, Zaragoza y Sevilla. Los complicados en la rebelión de las plazas del Protectorado de Marruecos hacen fantásticas promesas a sus cómplices de la Península.

La vigilancia de la Armada sigue siendo minuciosa en el Estrecho de Gibraltar. Los barcos al servicio del Régimen, que son todos los que integran la Marina de Guerra, bombardean las plazas de Melilla y Ceuta e impiden el tráfico de tropas rebeldes, que ya ni siquiera intentan embarcar con rumbo a España. Tampoco les es posible a los sublevados de la zona de Marruecos el auxilio por aire a los que en la Península secundan el movimiento.

En Madrid, la vida ciudadana se desarrolla de una manera completamente normal. La única novedad radica en la agitación que en centros políticos y sindicales existe por consecuencia de la recluta de voluntarios para engrosar las columnas gubernamentales, y en el entusiasmo con que en todas partes se acogen las victorias de las tropas de fuerzas leales de mar y aire.

En Cataluña, igualmente se ha restablecido la normalidad. El Gobierno de la Generalidad adopta disposiciones encaminadas a cooperar con el Poder central al exterminio de la insurrección.

En la región levantina, la Junta delegada del Gobierno, que dirige el presidente de las Cortes, Sr. Martínez Barrio, secunda igualmente las iniciativas del Gobierno de la República.

Se extiende la zona de dominio del Gobierno republicano en toda España. Los lugares que reconquistan las tropas adictas al Régimen son inmediatamente sometidas a la autoridad civil, y en aquellos sitios donde los facciosos cortan las comunicaciones, éstas se restablecen con extraordinaria rapidez.

domingo, 28 de julio de 2013

Parte de Guerra Nacional (28 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

Segunda División.—La Columna del comandante Castejón sometió a los pueblos de Estepa, Puente Genil y La Roda después de castigar duramente a los marxistas que habían cometido gran cantidad de asesinatos, especialmente en los dos últimos pueblos.

Por fuerzas del comandante Vierna, fueron tomados los pueblos de Chucena, Escacena del Campo y Paterna del Campo, restableciéndose la normalidad.

Ante la proximidad de nuestras tropas, los dirigentes abandonaron Huelva, haciéndose cargo de la capital fuerzas de la Guardia Civil y Asalto, poniendo en libertad a los detenidos.

Quinta División.-—Un avión enemigo bombardeó Huesca, resultando un muerto y tres heridos.

La Columna del teniente coronel Utrillas se establece en posición en el Monte de Torrero, en la línea de las Canteras del sur de Zaragoza.

Sexta División.-—La Columna Beorlegui se encuentra en las inmediaciones de Rentería, esperando continuar rápidamente el avance.

Séptima División.—El combate realizado en este día por la Columna de operaciones del Alto de León, tuvo lugar de madrugada, como en días anteriores. Nuestra artillería contestó brillantemente tomando como objetivos las baterías contrarias que, repetidas veces, tuvieron que suspender el fuego. Se sucedieron varios ataques a nuestra posición que fueron contestados y contraatacados por nuestras fuerzas, que lograron contener al enemigo e impedir su paso por los barrancos laterales a nuestra línea de defensa, causándoles grandes bajas. Por nuestra parte, tuvimos 44 bajas.

Una Columna salida de Avila, al llegar a las inmediaciones de Navalperal, sostuvo combate con el enemigo al que le recogieron cuatro muertos, desalojándole de sus posiciones. No teniendo efectivos suficientes para guarnecer dicho pueblo, regresó a Avila en la tarde de este día.

Octava División.—A las cinco horas un avión enemigo bombardeó el aeropuerto de León, sin consecuencias.

La Columna del teniente coronel Nevado salió de sus guarniciones y se concentró en Ponferrada. Más tarde salió esta Columna para Benavente.

Parte de Guerra Republicano (28 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

Como ampliación a nuestras noticias ya conocidas sobre la rendición de los sediciosos que se habían hecho fuertes en el cuartel de Loyola, en San Sebastián, diremos que las milicias populares y demás fuerzas leales de dicha población se han hecho cargo de todo el material de guerra que habla en el mismo, luego de la rendición, efectuada esta mañana

El material incautado es todo el que disponían los Regimientos de Artillería y de Ingenieros que se alojaban en el cuartel referido. Contra las presunciones de que hubiese sido inutilizado el material, éste se halla en perfectísimo estado, sin que haya un solo fusil ni una sola ametralladora que no pueda funcionar. Únicamente aparecen con deterioros algunas piezas de artillería.

Según manifestaciones de los soldados que se hallaban dentro del cuartel, esas piezas las inutilizaron ellos mismos durante la rebeldía, con objeto de que no pudieran hacer fuego con las mismas los jefes y oficiales.

Las armas y municiones incautadas en el cuartel de Loyola se distribuyen entre las milicias populares.

En Bilbao ha sido recibida con gran júbilo la noticia de haber apagado definitivamente el foco de rebeldía que subsistía en San Sebastián y que estaba exclusivamente circunscrito al cuartel de Loyola.

Respecto a la marcha de los acontecimientos en el resto de España, la situación sigue siendo cada vez más favorable a la causa de la libertad y de la República. En el frente de la Sierra, en Madrid, la aviación ha actuado hoy eficazmente, despejando ventajosas posiciones que los rebeldes habían logrado obtener. Las bajas y estragos causados a los facciosos en este frente son de consideración. También los aviones leales del Gobierno han bombardeado las ciudades de Sevilla, Zaragoza y Córdoba. El cerco de las fuerzas terrestres al servicio de la República se ciñe en dichas plazas. Por igual, la situación es difícil en todas partes para los desleales. Las columnas salidas de Cataluña asedian la ciudad de los Sitios. Está próximo a entrar en Córdoba el general Miaja. Por lo que se refiere a Sevilla, donde las poblaciones que circundan la capital están en armas en favor del Gobierno, el faccioso Queipo de Llano resulta ya impotente para sostener, por un lado, las deserciones de los soldados, a los que logró engañar, y de otro, el empuje arrollador de las fuerzas republicanas y masas populares que se disponen a sofocar el movimiento en la ciudad del Betis.

A las siete de la tarde

El Gobierno se complace en comunicar a toda España, por medio del Gabinete de Información del Ministerio de la Gobernación, que la perspectiva general en el día de hoy en todos los frentes de lucha contra los facciosos supone un avance considerable hacia la total dominación del movimiento subversivo. Son por demás halagüeñas las operaciones efectuadas en el frente de Somosierra y Madrid, así como los avances y movimientos de tropas que sobre Zaragoza y las capitales andaluzas, todavía bajo la dominación de los traidores, se efectúan.

La aviación militar y civil al servicio de la República ha realizado vuelos de bombardeo y exploración sobre las ciudades en que se han atrincherado los facciosos, tanto en la Península como del Protectorado en Marruecos.

Es inminente la rendición de Granada, que ocupan los facciosos. La estación de radio al servicio de éstos está lanzando esta tarde continuas y apremiantes llamadas de socorro a Sevilla y Zaragoza. Dicen que la situación es ya para ellos insostenible y que si no se les presta ayuda rápidamente tendrán que entregarse a las fuerzas republicanas.

Desde Sevilla el ex diputado monárquico y ex almirante de la Armada, Ramón de Carranza, ha dirigido un radio al comandante militar de Tenerife, en el que se dice que procure efectuar gestiones cerca de una casa importadora de patatas y plátanos llamada Betancourt, para que con toda urgencia sea remitido un cargamento de patatas a la población, sometida a la ya débil tiranía de Queipo de Llano, pues la falta de artículos alimenticios tiene preocupado al Estado Mayor.

Navegan por el Estrecho de Gibraltar, haciendo imposible todo intento de arribo a la Península a la tropa y aviación al servicio de los rebeldes en África, los barcos de la Armada, en su totalidad fieles al Gobierno de la República. Los aprovisionamientos de estos barcos se efectúan con toda normalidad, pues los puertos del Mediterráneo están todos ellos bajo control del Poder republicano.

sábado, 27 de julio de 2013

Parte de Guerra Republicano (27 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

INFORMES OFICIALES DE LA JORNADA 

A las nueve y media de la noche

Continúa el avance de las fuerzas leales en todos los frentes. La Aviación ha seguido bombardeando hoy, originando daños y estragos importantes a las capitales que aún están bajo la tiranía de los sediciosos. Se han restablecido comunicaciones que estaban interrumpidas en muchos lugares, especialmente en la región levantina.

De Cataluña y Valencia comunican a Madrid que las fuerzas y columnas organizadas por el Gobierno de la Generalidad y la Junta Delegada del Gobierno de Levante avanzan sin dificultades hacia el logro de sus objetivos. En Sevilla, Córdoba y Zaragoza la situación de los sediciosos es desesperada.

Continúa recibiendo el Gobierno adhesiones y ofrecimientos de toda España, muchos de los cuales no se utilizarán, pues el exceso de valiosísimos concursos y lo satisfactorio de la situación general los hace innecesarios.

Adviértese que únicamente deberán ser tenidas como noticias exactas sobre la marcha de la represión del movimiento militar aquéllas que transmita el Gabinete de Información del Ministerio de la Gobernación. Estas informaciones serán en todo momento objetivas y serenas, pues no es, a juicio del Gobierno, procedimiento eficaz para levantar la moral del pueblo que por otra parte, hoy no necesita de estímulos, la desviación de la realidad.

Noticias de carácter oficial, que han sido confirmadas poco después en la Dilección General de Segundad, dan cuenta de que los rebeldes que estaban encerrados en el Alcázar de Toledo se han rendido, por fin, a las dos de la tarde y de que el edificio ha sido evacuado. La noticia en Toledo fue acogida con júbilo indescriptible. Al conocerse el hecho en Madrid se dispuso la salida inmediata de cuatro camiones con guardias de Asalto para hacerse cargo de los que se han entregado.

Parte de Guerra Nacional (27 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

Segunda División.—Una Columna al mando del comandante Castejón, después de derrotar a los marxistas, ocupó Manzanilla, Villalba del Alcor y La Palma del Condado, restableciendo el orden.

A las 6 horas, fuerzas marxistas en número de 2.000 atacaron San Roque, atacando el Cuartel de Infantería, que no lograron tomar, merced a la brillante defensa de su guarnición. Una compañía de regulares, enviada desde Algeciras, restableció la situación, castigando duramente a los marxistas que en su huida dejaron abandonados varios cadáveres, autos ligeros, un camión y diverso material y armamento.

La Columna del capitán de corbeta Carranza, ocupó Bollullos del Condado y Rociana, restableciéndose la normalidad.

Quinta División.—Sin novedad digna de mención.

Sexta División.—La Columna Cayuela ha entrado en Beasain, manteniendo combate todo el día hasta la ocupación total del pueblo, causando bastantes bajas.

La Columna Tolosa ha estado inmovilizada a causa de la niebla; el enemigo ha atacado esta tarde las posiciones al sur de Leaburu, siendo rechazado, causándole ocho muertos paisanos y tres guardias civiles.

La Columna del capitán Doñaveitia ha avanzado en Araño sobre Santiagomendi.

La Columna de Beorlegui avanzó sobre Rentería y Pasajes.

Una Columna motorizada al mando del capitán Saúca, recorrió Ortigosa, Villoslada, Villanueva, Zorzano, regresando sin novedad y trayendo siete prisioneros.

Séptima División.—A las cinco de la madrugada empezó un fuerte bombardeo de aviación y artillería enemiga a nuestras posiciones del Alto de León, seguido de fortísimos ataques de la infantería. Atacó reiteradamente con violencia aunque su decisión fue menor que la de ayer, sin duda debido a su sangriento fracaso. Intentaron el envolvimiento de la posición, siendo barridos cuantas veces se lo propusieron. Al final y después de las quince horas de combate, fueron rechazados por completo. Las bajas sufridas por el enemigo fueron numerosas; las nuestras unas 65.

Medina del Campo, es hostilizada sobre las 11 de la noche pero con menos intensidad que en anteriores ocasiones.

Octava División.—Concentraciones enemigas en Salvatierra se disolvieron solas sin necesidad de hacer operaciones.

Después de un ligero tiroteo sostenido por Fuerzas de Astorga y Ponferrada con los mineros de León, Bembibre y Torre, quedó restablecida la comunicación por carretera entre Astorga y Ponferrada y reparadas las líneas telefónicas y telegráficas. Se recogieron armas y dinamita.

viernes, 26 de julio de 2013

Parte de Guerra Republicano (26 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

INFORMES OFICIALES DE LA JORNADA 

La jornada de hoy se ha desarrollado en un plano de optimismo que permite esperar un rápido desenlace de los acontecimientos a favor del Gobierno legítimo de la República. Los hechos en sí, al margen de toda traza literaria, son los siguientes:

En el aspecto político, el verbo encendido del ex ministro republicano y jefe del partido de Izquierda Republicana, don Marcelino Domingo, acreditó el entusiasmo, aliento y fe en el porvenir de la República. En el aspecto popular no puede señalarse nada más saliente que el que se deduce del entusiasmo de las mujeres, que quieren formar un batallón para acudir al frente de combate en defensa del régimen que el pueblo se quiso dar. Pero no solamente son las mujeres, sino que en el alma inocente de los niños, si no nacidos en este régimen, casi amamantados en él, ha prendido con igual entusiasmo el deseo de defender a la República española; y así, se dan casos admirables, que no alentamos y que el Gobierno trata de corregir, pero que a todos emocionan, de chiquillos de diez a doce años que se escapan de sus casas para marchar con las milicias del pueblo.

Es digna de señalarse la conducta de los Bancos poniéndose al lado del Gobierno legal del país con cuantiosos ofrecimientos para atender las necesidades que se originan.

Como ocurre con otras tantas ciudades, la población civil de Albacete se dispone a formar columnas armadas para ayudar a las fuerzas de la región levantina hacia Córdoba. Esta población se halla cercada por los campesinos de los pueblos de la provincia y se espera de un momento a otro que la rebelión que aún alienta en la capital quede sofocada.

Palma de Mallorca está igualmente a punto de rendirse. Habiendo frustrado la tripulación de los submarinos afectos a la República el intento de fuga de los jefes y oficiales rebeldes.

Cuarenta guardias civiles, al mando de un oficial rebelde en Arenas de San Pedro, uno de los pueblos más importantes de la provincia de Avila, a causa de la presión ejercida sobre ellos por la Comandancia de la provincia, han reconocido su actitud suicida v han llamado a la Dirección General de Seguridad para expresar su deseo de que envíe fuerzas del Gobierno para entregarse.

Tres aviones de la base de Tetuán, enviados por el general Franco para levantar el ánimo de Sevilla y Córdoba, donde el decaimiento crece por instantes, no pudieron realizar el objetivo determinado, puesto que uno de ellos cayó en el Estrecho de Gibraltar, otro fue derribado por la guarnición de Algeciras y el tercero llegó al aeródromo de Getafe, donde se puso al servicio de las tropas leales.

Nota jubilosa fue el entusiasmo con que la muchedumbre de Madrid vitoreaba a la columna Mangada a su regreso de la brillante y eficaz incursión por tierras de Avila.

Las columnas catalanas siguen su creciente hostilidad al punto de hacer insostenible su resistencia a los rebeldes de Zaragoza, ciudad que no ha de tardar en rendirse a las fuerzas del Gobierno.

Los buques de la Armada, fieles en su totalidad al Gobierno, están concentrados en su mayoría en el Estrecho de Gibraltar. Vigilan las costas africanas impidiendo que salgan las fuerzas sublevadas del Protectorado de Marruecos. Tanto estas embarcaciones como las que navegan en otras aguas se aprovisionan normalmente, pues todos los puertos del Mediterráneo así como los del Cantábrico, están controlados por el Gobierno de la República. Finalmente, los tozudos de la estrategia, que se resisten aprovechando los abruptos breñales de Somosierra propicios al merodeo, van desengañándose de que ante el empuje de las fuerzas leales no hay resistencia posible. Durante el día de hoy las fuerzas del Gobierno han conseguido nuevos e importantes objetivos, emplazando la artillería en ventajosas posiciones, que permiten esperar el aplastamiento definitivo de los insurrectos de este sector.

Durante todo el día las fuerzas de aviación realizaron vuelos de exploración y bombardeo sobre Zaragoza, Sevilla, Córdoba y otros focos rebeldes, sin que el débil fuego antiaéreo que de alguno de dichos puntos se hizo contra los aviones lograse hacer un solo blanco.

A las siete y cuarto de la tarde

Como nota del desaliento del enemigo, se sabe que Ariza y otras localidades de la línea de Valladolid, que se hallan en poder de los rebeldes, están en el límite del desaliento al ver que las promesas hechas por los facciosos no tienen cumplimiento alguno.

En Villanueva de la Serena importantes núcleos tienen sitiados y copados a los rebeldes, que no tardarán en rendirse.

Se ha captado un radio del gobernador militar de Cáceres en el que pide angustiosamente socorros al ex general Queipo de Llano, porque le es imposible mantener la resistencia.

La jornada de hoy en Somosierra ha revestido excepcional importancia, caracterizada por el empuje de las fuerzas leales, que han logrado nuestros objetivos, emplazando ante éstos la artillería. La aviación ha batido eficazmente a los grupos rebeldes, a pesar de las precauciones estratégicas adoptadas por éstos, poniéndolos en fuga y haciéndolos retroceder considerablemente. Las tropas leales, heroica y eficazmente secundadas por las milicias populares, se disponen a emprender el ataque decisivo para aniquilar a estos tenaces de la rebelión, haciéndoles ver la ineficacia de su resistencia.

De otros lugares en los que se lucha contra los rebeldes llegan también noticias satisfactorias. Las columnas leales organizadas en la región de Levante, y que ayer tomaron Albacete, en unión de las milicias populares que cercaban Córdoba se disponen a entrar en esta ciudad. Columnas procedentes de Cataluña asedian Zaragoza, donde la situación de los sublevados se hace insostenible.

En el Estrecho de Gibraltar, los barcos de la Armada, todos ellos fieles al Gobierno, vigilan constantemente impidiendo el paso hacia la Península de tropas insurrectas y de aviones al servicio del movimiento militar.

En el Norte, especialmente en las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa, se trabaja sin descanso en la organización de columnas y fuerzas de choque contra los rebeldes.

El alto mando ha tenido noticias de algunos casos de incautación de ganado por elementos no responsables en lugares donde operan los rebeldes contra las fuerzas leales y milicias al servicio de la República. Se advierte que las cabezas de ganado sólo pueden ser requisadas con debida autorización de los alcaldes, previamente solicitadas por los jefes de milicias y fuerzas armadas. Los contraventores de esta orden deberán ser castigados por sus jefes inmediatos.

En la provincia de Avila el teniente coronel Mangada lleva a cabo una operación de enorme importancia estratégica. La columna de Mangada salió de Madrid para Cebreros el miércoles pasado, donde no encontró la menor resistencia. En Navalperal de Pinares, tomado el jueves último, la Guardia Civil hizo resistencia; pero prontamente fue dispersada.

Al día siguiente la columna salió para Villacastín, tomándose a continuación Las Navas de San Antonio, después de un violento combate que duró unas dos horas. Los leales sufrieron dos bajas antes de conquistar Villacastín. En este lugar fue aniquilado por los leales un coche de la Capitanía General de Valladolid, pereciendo sus cinco ocupantes en el encuentro, entre ellos un comandante. La columna se apoderó también de tres camionetas del enemigo y dos coches ligeros. Hizo cinco prisioneros, soldados que huían de las filas que mandaban los facciosos..

A las diez y media

La jornada de hoy ha sido en un todo favorable al Gobierno de la República. El frente de la Sierra ha quedado despejado. Las fuerzas leales han afirmado sus posiciones.

En San Sebastián, el cuartel de Loyola, donde se habían hecho fuertes elementos rebeldes, ha sido despejado. En toda la ciudad, pues, no existe ya ningún núcleo de insurrectos. También las ciudades de Zaragoza Logroño, Córdoba, Sevilla y Cádiz han sido bombardeadas. Los rebeldes de la primera de dichas ciudades están en trance difícil. Por las calles, despobladas de gente civil, patrullan oficiales y guardias sublevados. Las tropas permanecen en los cuarteles, pues los directores del movimiento rebelde temen que, al ponerse en contacto con los grupos populares, precipiten el total fracaso de la insurrección allí estallada. Las fuerzas procedentes de Cataluña prosiguen su avance, no encontrándose dificultades y obstáculos de consideración en los pueblos del norte de la provincia, en la mayor parte de los cuales elementos civiles armados se enrolan a las fuerzas leales.

Hoy el ministro de la Guerra ha recorrido el frente de la Sierra, siendo aclamado por las fuerzas civiles y militares que luchan contra los rebeldes. Respecto a la acción contra los insurgentes de Andalucía, ha tomado hoy una nueva fase, que sin duda determinará que la ya débil moral de los cabecillas del movimiento decaiga del todo

Se va a dejar sin fluido eléctrico a las poblaciones de Sevilla y Cádiz. Como, por otra parte los efectos de los bombardeos aéreos causan numerosas bajas en las filas rebeldes y como el sitio que los campesinos y columnas milicianas tienen puesto a las poblaciones en poder de los sediciosos se cine por momentos, las horas o los días que aún tarde la rendición en lograrse serán para los sublevados de verdadera angustia.

En cuanto a África, en armas contra el régimen, su situación es también decadente Melilla y Ceuta fueron bombardeadas por la aviación, que originó estragos considerables. Ya no menudean los intentos de pasar el Estrecho, pues la Escuadra, concentrada en él, causó estragos irreparables en las embarcaciones que trataron de aproximarse a las costas españolas en los primeros días, así como en los aparatos que pretendieron llegar en vuelo hasta el territorio español.

Parte de Guerra Nacional (26 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de. Guipúzcoa
—Ocupación de Aragón,—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

Segunda División.—Una Columna salida de Sevilla con dirección a Utrera se encontró, cerca de esta ciudad, a fuerzas enemigas que fueron cogidas entre dos fuegos por nuestras fuerzas, quedando completamente deshecha y dejando en el campo unos 300 cadáveres.

Otra Columna salió con la misión de ocupar Santiponce. La Algaba, Alcalá del Río y la Rinconada, castigó a los marxistas que habían cometido muchos asesinatos y atropellos. Una vez cumplidos los objetivos regresaron a la plaza.

Quinta División.—Se establece una posición defensiva en la línea Puebla de Alfindén-La Cartuja-Miraflores, con destacamento en Villamayor y Pastriz y una reserva en el kilómetro 4 de la carretera de Castellón y en la bifurcación de la de Zaragoza a Villamayor y de Zaragoza a la Puebla de Alfindén.

Una Columna de Zaragoza se halla en Alcubierre, sale en dirección Robres-Tardienta, regresando a Zaragoza sin novedad.

Sexta División.—Fuerzas que avanzan sobre Beasain, hostilizadas por el enemigo en esta ciudad y Olaverría, han ocupado las iglesias de este último pueblo, continuando su avance sobre Beasain. Las fuerzas que se hallan sobre Tolosa se encuentran en la parte sur de Leaburu y el resto a unos dos kilómetros al oeste de aquel punto.

Las fuerzas del norte realizaron la operación sobre Irún, copando un puesto de carabineros. La Columna Ortiz de Zárate ocupó el corrado de Arichelegui, continuando hacia Biandiz.

Una pequeña Columna recorrió Cenicero, Briones, Gimileo, Haro, Anguciana, Sajazarra, Fonzaleche, Treviana, Herramélluri, Santo Domingo, Alesanco, Berceo, Badarán, Baños y Nájera, regresando sin novedad.

Séptima División.—En Somosierra hubo de soportar nuestras fuerzas un bombardeo de aviación que arrojó 600 bombas.

Continúan los duros combates conteniendo al enemigo en su esfuerzo para apoderarse del Alto de León. La aviación enemiga intensifica sus bombardeos sobre nuestras posiciones. La artillería igualmente hostiga sin cesar a nuestras fuerzas. Los jefes, oficiales y suboficiales se han portado brillantemente dudando que, su valor, su estoicismo ante los precisos fuegos de la artillería y aviación, y su eficiencia combatiente, puedan ser superados por nadie.

Las bajas enemigas han sido numerosísimas, las nuestras unas 215, de ellas un jefe, cinco oficiales, dos suboficiales y 21 de tropa, muertos, y un general, un jefe, 16 oficiales , 11 suboficiales y 156 de tropa, heridos.

Octava División.—La Columna Ceano entró en Tuy sin combate, dejando restablecida la comunicación hasta la frontera, limpiando aquella zona de enemigos.

Aumenta la tranquilidad y las comunicaciones quedan restablecidas en casi toda la región.

jueves, 25 de julio de 2013

Parte de Guerra Republicano (25 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro Oviedo—Operaciones en Andalucía

A la una y quince de la tarde

En estos momentos Albacete ha restablecido sus comunicaciones con Madrid, participando el jefe de las tropas leales que la ciudad ha sido liberada de la facción que ha venido oprimiéndola. Esta operación ha sido llevada a efecto por las columnas que salieron de Alicante y Cartagena. Las milicias y fuerzas leales desfilan por las calles de Albacete entre clamorosas ovaciones del vecindario liberado.

También comunican en estos momentos de Murcia, Cartagena y Valencia que se han formado imponentes manifestaciones en las calles proclamando la victoria lograda sobre los enemigos de la paz pública y de España. ¡Viva la República!»

Tanto el ministro de la Guerra como el ministro de Comunicaciones han hablado directamente y por telégrafo con la central de Telégrafos de Albacete. La conquista de la ciudad por las fuerzas leales es completa, a las que se han rendido tras resistencia las fuerzas facciosas, entregando toda clase de armamentos y municiones en el Gobierno Civil. Los reductos de los rebeldes en dicha ciudad, que habían sido cercados por las fuerzas del Gobierno y las milicias que las acompañaban, habían sido bombardeados durante dos días por nuestra gloriosa Aviación, que lo ha hecho con tanto acierto y pericia que ha producido el efecto moral suficiente para lograr la rendición de las fuerzas sin causar daños en los edificios.

La población civil no ha sufrido bajas, pues la aviación ha limitado toda su eficacia a los puntos donde se encontraban ocultas las fuerzas facciosas, que habían sido previamente localizadas por el servicio de observación. Toda la población civil se ha lanzado a la calle una vez que nuestras tropas leales han penetrado en ella, confraternizando con las tropas. La vida normal se restablecerá en seguida y dentro de breves horas Albacete, que no ha sufrido ningún daño, recobrará su aspecto habitual.

Como consecuencia de la conquista, se restablecerán inmediatamente todas las comunicaciones entre Madrid, Albacete, Murcia, Alicante, Cartagena y Valencia, tanto férreas como telefónica y telegráfica.

Una vez más la victoria del Gobierno y del pueblo ha reducido a la impotencia al enemigo faccioso, que se ha rendido sin condiciones.

En los pueblos de la provincia la tranquilidad es absoluta desde que la toma de Albacete por nuestras tropas se ha verificado. Rápidamente se han restablecido las comunicaciones con los citados pueblos. Se empiezan ya a recibir adhesiones al Gobierno, tanto oficiales como particulares.

Parte de Guerra Nacional (25 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

Quinta División.—Una Columna, salida de Zaragoza, se dirige a Caspe.

Otra, salida de Zaragoza, recorre el itinerario de Alcubierre-Lanaja-Alcubierre, pernoctando en este último pueblo.

Sexta División.—La Columna Becerra continúa sobre la carretera y los puntos alcanzados el día anterior en Illarrazu.

La Columna Los Arcos continúa en los altos de Escolamendi, cerca de Vera.

La Columna Tutor sigue en Berástegui.

La Columna Ortiz de Zárate retrocedió a Vera.

La Columna Beorlegui continúa en Oyarzun.

Séptima División.—Continúa la misma disposición de nuestras fuerzas en el Alto de León. El enemigo continúa intensificando sus ataques, sucediéndose los bombardeos de aviación y el cañoneo de la artillería. La afluencia del enemigo en toda clase de vehículos es mayor que en días anteriores, habiéndose visto algunos carros de combate que penosamente tratan de llegar arriba sin conseguirlo por efecto de nuestro fuego. Intentó varias veces el envolvimiento de los flancos, siendo rechazado. La artillería propia, con certeros disparos, y las demás fuerzas hacen un verdadero derroche de valor consiguiendo mantener a raya y rechazar al numeroso enemigo que realiza estos ataques. Las bajas del enemigo han sido verdaderamente grandes. Las nuestras han sido unas 100.

Fuerzas de milicias de Falange han sido trasladadas a El Espinar, donde dicho pueblo se hallaba en manos de la Columna Mangada, siendo conquistado después de un fuerte combate en el que se hicieron al enemigo numerosas bajas. Por nuestra parte tuvimos tres muertos y varios heridos.

De Avila salió un destacamento que recorrió los pueblos de Navarredonda, Barajas y Arenas de San Pedro, desarmando a elementos peligrosos de dichas localidades.

Octava División.—Las fuerzas de El Ferrol ocuparon Cadeira y Santa Marta de Ortigueira.

Una Columna de fuerzas de Orense y Pontevedra avanzó sobre Tuy sosteniendo combate con el enemigo bien apostado y dotado de buen armamento; por este motivo se avanzó lentamente, no llegando a entrar en Tuy por este motivo y por lo avanzado de la hora. Al enemigo se le hicieron bastantes bajas, cogiéndole 61 prisioneros. Nuestras bajas fueron un oficial y tres de tropa heridos.

Una Columna de Lugo llegó a Ribadeo y Vegadeo, regresando a Mondoñedo por Puentedeume, donde encontró alguna resistencia, causando al enemigo tres muertos, cinco heridos y cogiéndole 12 prisioneros, por nuestra parte no tuvimos bajas.

miércoles, 24 de julio de 2013

Parte de Guerra Republicano (24 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro  Oviedo—Operaciones en Andalucía

Ayer tarde se radió la siguiente nota:

La normalidad de la vida ciudadana de Madrid, su provincia y demás poblaciones controladas por la autoridad legítima de la República no se ha alterado en el día de hoy. En la ciudad, pueblos y capitales inmediatos, Levante, Cataluña, Vasconia y demás regiones sometidas al Gobierno funcionan todos los servicios públicos así como los establecimientos comerciales, bares, cafés, espectáculos, etc.

El Gobierno está constantemente informado de los movimientos de las tropas leales, que siguen su acción encaminada al exterminio de los rebeldes.

Es desesperada la situación de éstos en todas partes, especialmente en Albacete y Sevilla. La radio al servicio del faccioso Queipo de Llano ha dejado de funcionar a las cuatro de la mañana última. Los rebeldes de la capital de Andalucía preparan la huida hacia Portugal. Fuerzas adictas al Gobierno que actúan en la provincia de Huelva se disponen a cortarles el paso.

Durante la mañana la Aviación y las fuerzas adictas a la República vienen actuando con éxito en diferentes lugares. Se han efectuado estragos considerables entre los elementos facciosos, habiéndoseles cogido abundante material de guerra, parte del cual ya está en el Palacio de Buenavista de Madrid.

En Cataluña y en Levante, así como en las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa, fuertes columnas adictas se preparan en reforzar la marcha sobre los rebeldes. Las tropas organizadas por el Gobierno de la Generalidad marchan ya hacia Zaragoza.

El Gobierno ha recibido por mediación de Transradio un despacho del gobernador de Bilbao en el que comunica que las columnas mandadas por el comandante Pérez y el teniente de Asalto Rodríguez tomaron, después de duro combate, el Hotel María Cristina, de San Sebastián, donde fuerzas desleales, en unión de elementos fascistas, se habían refugiado. Nuestras tropas han cogido gran número de prisioneros y la ciudad de San Sebastián ha recobrado su aspecto normal en poder de los leales.

A la rendición de San Sebastián seguirá inmediatamente la de Vitoria, sobre cuya ciudad marchan dos columnas perfectamente organizadas.

El Gobierno manifiesta ser dueño de la situación en Santander, Gijón y San Sebastián, y también en Oviedo y Bilbao, donde no se han registrado conatos sediciosos.

La columna salida de Bilbao, que tomó ayer mañana la capital donostiarra, marcha ahora sobre Álava.

Parte de Guerra Nacional (24 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón,—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

Segunda División.—Se procedió a la limpieza y ocupación de diversos pueblos.

Quinta División.—La Guardia Civil de Caspe sostiene un tiroteo con una Columna enemiga, resultando muertos el capitán y herido grave un teniente que falleció al día siguiente.

Sexta División.—La Columna de Los Arcos se encuentra en el alto de Escolamendi.

La Columna Beorlegui llegó hasta el barrio Alcíbar, en Oyarzun.

La Columna Ortiz de Zárate comienza a apoderarse de Peña Endarlaza.

La Columna Becerra tomó, después de intenso fuego, la Aduana de Miqueletes.

Séptima División.—En este día se desarrollan combates en el Alto de León, desarrollando el enemigo un gran esfuerzo para apoderarse de él. Las bajas causadas al enemigo fueron considerables. Las nuestras fueron unas 92.

Se ha ocupado el puerto de Somosierra, teniendo que soportar intensos ataques de la aviación enemiga.

Octava División.—Las fuerzas de la División continuaron el plan de expansión en forma progresiva.

Circulan los trenes entre Pontevedra y Santiago.

El espíritu de nuestras fuerzas es excelente, en cambio está muy decaída la moral del enemigo que, ante la presencia de las nuestras, huye sin prestar gran resistencia.

Segunda División.—A las cuatro horas sale una Columna, mandada por el comandante Castejón, para reforzar a la que opera en Morón de la Frontera.

Después de vencer la resistencia del enemigo, se ocupó dicha ciudad.

Otra Columna, organizada en Ecija, ocupó Aldea de la Cañada.

También se ocupó Almonte, por la Columna del capitán de corbeta Carranza.

martes, 23 de julio de 2013

Parte de Guerra Republicano (23 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

A la una de la madrugada

Como en días anteriores, la característica del de hoy ha sido el aumento de la moral y disciplina de las fuerzas adictas al Gobierno de la República y una desesperada resistencia, indicio de muy próxima rendición de los elementos insurgentes que aún se mantienen de manera criminal.

Nuevas victorias obtenidas por las tropas y milicias que operan en las provincias próximas a Madrid, donde los focos de insurgentes resisten a la desesperada el empuje arrollador de las fuerzas leales, han venido a fortalecer el ya fuerte ánimo de los que se baten por la República y su sistema legal constituido.

Magnífica epopeya la que están escribiendo los Cuerpos de la Guardia Civil y de Asalto y las milicias republicanas y obreras que con ellos cooperan a la acción de justicia contra los rebeldes

En Somosierra, Segovia y Avila y varios otros puntos cercanos a la capital de la República, los leales han infligido durísimo castigo a los sediciosos que aún se obstinan en mantener un empeño que ha de serles tanto más perjudicial cuanto mayor sea su duración. A la desbandada huyen los cobardes traidores a la República, abandonando material de guerra en abundancia, muertos, heridos y desertores que, engañados porque se ha jugado con sus conciencias y empeñándoles en intentonas tan baldías como culpables, vuelven de su error y se apresuran a rendir acatamiento al legítimo Gobierno de la República. Así, en un pueblo de la provincia de Guadalajara han recalado esta noche 300 soldados de la columna de Mola, extenuados, arrepentidos de haber ido con los que les engañaron a la insensata aventura militar.

El Gobierno de la República resume la jornada de hoy proclamando que ella supone un considerable avance en el exterminio de la rebelión. Hacia su total dominación vamos. El heroísmo del pueblo, del Ejército adicto y de las fuerzas beneméritas de Asalto y de la Guardia Civil augura que la acción será de sobremanera rápida y que la desbandada del adversario facilite y despeje eI camino de la total victoria, tanto como la decisión de vencer y la voluntad de castigar a los culpables.

Se ha capturado a la vanguardia enemiga, que intentaba forzar el paso de Somosierra, cogiendo al enemigo 20 camiones, más de 400 prisioneros y abundante material de guerra.

Las fuerzas rebeldes han retrocedido 14 kilómetros empujadas por las fuerzas leales del Gobierno. La columna facciosa del ex general Mola ha retrocedido igualmente. En su fuga destruye las líneas telefónicas y telegráficas. Muchos soldados desertan en esta columna desleal.

Las últimas noticias dan cuenta de que Córdoba, donde un grupo de facciosos tenía aterrorizada a la población por medio del ejercicio de crueles acciones violentas contra el vecindario, ha caído al empuje de las fuerzas leales al Gobierno de la República y de las milicias del Frente Popular que sobre aquella ciudad se habían concentrado, estrechándola con un férreo cerco. Las fuerzas leales y las milicias han penetrado en Córdoba al grito de «¡Viva la República!». Con secciones del Ejército, la Guardia Civil y de Asalto enviadas para someter a los rebeldes, van las milicias del pueblo, cuyo entusiasmo, decisión en la pelea y arrojo han determinado que Córdoba se rindiese en la mañana de hoy.

Interesante es destacar la situación en que se encuentra el cabecilla faccioso ex general Queipo de Llano, quien apela en su desesperación y en su cobardía a los procedimientos de que dan idea sus bravatas, sus proclamas por radio, sus embustes y su perversidad. En una proclama que acaba de radiar desde una emisora móvil asegura, entre otras inepcias, que el excelentísimo señor ministro de la Gobernación, general Pozas, ha dado orden para que las milicias del Frente Popular y todas las fuerzas del Estado a sus órdenes violen en Madrid a las mujeres. El cabecilla insurgente se encuentra bloqueado en Sevilla, la mayoría de cuyos barrios están en poder de las fuerzas leales y del pueblo republicano, que regresa de los alrededores de Cádiz, adonde aquél fue a preparar su huida. Todas estas informaciones las comunica oficialmente al ministro de la Gobernación el gobernador civil de Badajoz.

Interesante es destacar también lo que dice esta autoridad en su comunicado al señor Ministro que, en la retirada, del general traidor a la República ha lanzado proclamas diciendo que don Indalecio Prieto instiga a las masas populares y a las fuerzas del Estado republicano fieles al Gobierno a la desenfrenada comisión de toda suerte de anárquicos desmanes. Basta de que nos hagamos eco de las expansiones y desesperación de este militar desleal, especializado en fugas, para que todas las gentes sensatas del país, a la vista de la tranquilidad, el orden y la disciplina social que existen en Madrid y en la mayoría de las provincias de España, juzguen los procedimientos de criminal desaprensión a que se entregan en su derrota los facciosos.

Las últimas noticias de Avila y de los pasos estratégicos de la sierra del Guadarrama, coronados por las fuerzas leales y las milicias populares, confirman el tremendo fracaso que ha sobrevenido a las fuerzas insurgentes que se disponían a avanzar. La heroica columna del coronel Mangada avanza de manera irresistible hacia Avila y las fuerzas que recuperaron La Granja se dirigen a Segovia, asistidas por el calor y entusiasmo de nuestros milicianos, que persiguen por todos estos sectores a los grupos de fascistas en derrota.

Parte de Guerra Nacional (23 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid,—Campaña de Guipúzcoa
—Ocupación de Aragón,—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

El general Mola, desde Burgos, remite este día, a las 9,25 horas, el siguiente radiograma a Tetuán para el general Franco: «Columna Valladolid ocupa Navacerrada y puerto de León. Columna Burgos a dos kilómetros de Somosierra que está ocupada por fuertes contingentes enemigos. Columna Navarra marcha a socorrer Guadalajara, pernoctará Almazán. Dos baterías y dos compañías, procedentes de Zaragoza, pernoctarán en Calatayud, dirección Guadalajara; dos Columnas procedentes de Pamplona van socorro San Sebastián, han pasado de Vera. Aviones nuestros bombardean columnas enemigas procedentes Bilbao ocasionando 300 bajas, número que se ha conocido por haber interceptado radio del gobernador civil.»

Situación en el mar.—Parece que en el bombardeo de ayer, una granada cayó sobre el «Jaime I» y otra causó averías en un destructor.

La tripulación del torpedero 14 lo han abandonado en Gibraltar, después de dar muerte a los oficiales.

Segunda División.—En Guadix. importantes núcleos marxistas armados con ametralladoras, han saqueado dicho pueblo y unidos a otros de Málaga y Almería, piensan marchar sobre Granada.

Quinta División.—La aviación enemiga bombardea Huesca y Teruel.

En un reconocimiento de aviación se ha observado bandera blanca en Utrillas y no se han visto fuerzas en Montalbán ni en Valdeconejos.

Se ha descubierto un puente volado sobre el río Martín.

Sexta División.—Continuaron las operaciones para terminar la ocupación de la línea del Deva, lográndose después de vencer la resistencia del enemigo.

La Columna Los Arcos ocupó Plasencia de las Armas.

La Columna de Iruretagoyena ocupó Deva y Alzola.

La aviación enemiga bombardeó Vergara, Elgoibar y Zumaya.

En Logroño fueron retirados los servicios de vigilancia de los edificios y calles, quedando sólo retenes en los cuarteles.

Séptima División.—Dominado el Alto de León en la tarde de ayer, nuestras fuerzas han rectificado sus líneas dominando el Puerto.

Octava División.—Continúan los reconocimientos en los alrededores de La Coruña.

En Vigo se lleva a cabo una operación con éxito en el barrio de Lavadores.

En el Arsenal de El Ferrol, algunos barcos se han rendido, se espera lo hagan el acorazado «España» y el crucero «Cervera».

lunes, 22 de julio de 2013

Parte de Guerra Republicano (22 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—-Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

A la una de la tarde

Toledo se halla en poder de las tropas leales, que han cogido gran número de prisioneros, especialmente jefes y oficiales. El Alcázar, que resistió hasta el último momento, fue definitivamente tomado por las tropas de Asalto y la Guardia Civil. La población se ha lanzado toda a la calle, vitoreando a la República y confraternizando con las tropas leales. La animación es extraordinaria, comenzando a restablecerse la normalidad. El alto espíritu de las tropas leales se ha puesto una vez más de manifiesto. Su valor ha quedado nuevamente evidenciado al someter a los facciosos, que ocupaban ventajosas posiciones. La cooperación de los aviadores ha sido decisiva, especialmente en la conquista del Alcázar.

A las tres y media

Los rebeldes que se hallaban concentrados en La Granja han sido totalmente batidos y dispersados por la acción combinada de las fuerzas leales y la Aviación. Sobre el campo han abandonado en su huida gran cantidad de material de guerra, camiones, ametralladoras, telémetros, municiones, etc. Se les ha causado un gran número de muertos y heridos y también una gran cantidad de prisioneros.

Nuestras fuerzas persiguen a dichos grupos dispersos, que se entregan poco a poco sin ofrecer resistencia. Se han ocupado posiciones estratégicas, que impedirían cualquier intentona de avance de los rebeldes, que, por otra parte, han huido vergonzosamente ante el empuje de nuestras fuerzas y Aviación, las cuales han dado nuevas pruebas de valor y disciplina.

A las cuatro y media

Las noticias que el Gobierno recibe de toda España acusan que las fuerzas rebeldes se reducen por momentos. Los triunfos obtenidos en las últimas horas por las fuerzas leales al Gobierno y las milicias han hecho bajar la moral a los sediciosos de tal manera, que en estos momentos la mayor parte de los núcleos rebeldes está en trance de desaparecer, si no totalmente, huidos o entregados a las autoridades legítimas. Los triunfos sobre los sediciosos de los cantones de Madrid y los éxitos que obtienen la columnas que actúan bajo el mando de la Junta delegada del Gobierno de la República en el territorio de las provincias de Valencia, Alicante, Castellón, Cuenca, Albacete y Murcia contribuyen a desmoralizar a los insurrectos.

Por la mañana, los rebeldes concentrados en La Granja, lugar cercano a la capital de Segovia, fueron totalmente barridos y dispersos por la acción combinada de las fuerzas leales de tierra y aire. Abandonaron en su huida gran cantidad de material de guerra, que inmediatamente fue recogido por las fuerzas adictas.

En las primeras horas de la tarde fueron tomadas las ciudades de Toledo y Guadalajara. Se han ocupado posiciones estratégicas que impedirán cualquier intento de avance de los rebeldes, que, por otra parte, no pueden abandonar las actuales posiciones, pues inmediatamente la reacción ciudadana habrá de ocuparlas.

En Levante y Andalucía el Gobierno reafirma su posición. La única provincia de la primera de dichas regiones, donde aún existen focos rebeldes, es Albacete. En cuanto a Andalucía, Sevilla es el único reducto de la sedición que merece la atención del Gobierno. En Castilla y en algunos lugares del Noroeste se mantienen núcleos de sublevados que están en trance de ser batidos en el transcurso de esta noche y en la jornada de mañana.

A media noche

La jornada de hoy ha sido decisiva. En Madrid y en los cantones militares que lo circundan la normalidad ha sido completa en el día de hoy. Vencidos los últimos focos de rebelión en la capital de la República y provincia a lo largo del día de ayer, la presente jornada transcurrió dentro de la nerviosidad de los preparativos para marchar muy en breve sobre puntos que aún son focos de rebelión.

Grupos de facciosos, acampados en los lugares de Somosierra, Navacerrada y Alto del León, que a la desbandada venían hostilizando desde anoche a las fuerzas leales a la República, han sido totalmente batidos. Se ha tratado de acciones secundarias, pues tales núcleos insurgentes tenían muy reducida proporción. El Ministerio de la Gobernación, por medio de severas disposiciones, ha logrado terminar con los grupos sediciosos que, haciéndose pasar por milicias al servicio del régimen, cometían excesos, aunque en no muy elevadas proporciones.

Está tan elevado el espíritu de las fuerzas leales al Gobierno y el entusiasmo republicano de las masas populares, que la más ligera indicación transmitida por radio desde la estación emisora instalada en el Ministerio de la Gobernación se cumple casi instantáneamente.

Parte de Guerra Nacional (22 de julio 1936)

Combates en la Sierra de Madrid.—Campaña de Guipúzcoa.
—Ocupación de Aragón.—Socorro a Oviedo—Operaciones en Andalucía

Quinta División.—Una Columna con fuerzas de Zaragoza, al mando del comandante Solans, sale para Zuera-Almudévar-Gurrea-Alcubierre-Lanaja.

Dos compañías del Regimiento 18 marchan a Medinaceli a unirse a la Columna del coronel García Escámez.

Sexta División.—En primer parte de guerra que el general Mola recibe desde Aranda de Duero a las once y media, el coronel Gistau comunica que el batallón del Regimiento número 22 sufrió intenso bombardeo de tres aviones durante dos horas y media, causando a 1ª Columna dos muertos y cuatro heridos. A las diez y media ocuparon Cerezo de Abajo, siendo de nuevo bombardeados.

Ayer se efectuaron reconocimientos sobre Somosierra, donde Miralles se mantiene con moral excelente.

Una Columna motorizada realizó un recorrido por la provincia de Logroño visitando Navarrete, Alesón, Nájera, San Asensio, Briones, Haro, Anguciana, Cuzcurrita, Tirgo, Casalarreina, Treviana, Cenicero y Fuenmayor, regresando sin novedad y trayendo cuatro detenidos.

Séptima División.—A las dos de la mañana de este día sale de Valladolid una Columna al mando del coronel Serrador, transportada en 140 camiones, sin novedad en el recorrido hasta el Espinar.

Ya de noche, se recibió de Segovia la noticia de la toma del Alto del León por la citada Columna; para darse cuenta de lo empeñado de la lucha, baste consignar que nuestra Columna sufrió más de 30 bajas, siendo doble el número de las causadas al enemigo que huyó hacia Guadarrama.

También salió desde Segovia una Columna que llegó hasta el puerto de Navacerrada, sosteniendo con los rojos intenso tiroteo, durante seis horas, sufriendo fuego de aviación, fusilería, granadas de mano y Artillería.

La Columna Los Arcos ocupa Vergara.

Octava División.—Sale de La Coruña una Columna para repeler un ataque de agrupaciones del Frente Popular procedente de otros pueblos, siendo rechazados en violento combate que duró toda la mañana.

domingo, 21 de julio de 2013

Parte de Guerra Republicano (21 de julio 1936),

Alzamiento Nacional.

Por noticias oficiosas se sabe que en Toledo ha mejorado tanto, que se considera casi por completo dominada. Sólo queda un pequeño foco, al cual se le ha invitado para que se rinda. Caso de no hacerlo será bombardeado.

En Segovia, los sublevados, batidos eficazmente por las fuerzas leales y por las milicias, se han refugiado en el Alcázar, por creer, sin duda, que la Aviación no bombardeará para no destruir aquella joya arquitectónica. Se los ha intimidado para que se rindan, y se les ha anunciado que, en caso de no hacerlo, sin contemplación de ninguna clase, será cañoneado y bombardeado por la Artillería y la Aviación el reducto donde se han refugiado. Si así ocurriera, la aviación procuraría causar los menores daños posibles.

La sublevación de Alcalá ha quedado totalmente dominada. La columna de fuerzas leales y de milicianos que salió de Madrid continuó su marcha hacia Guadalajara sin encontrar resistencia alguna. Los núcleos dispersos por las carreteras, de fuerzas rebeldes, son perseguidos y detenidos.

En Sevilla también ha mejorado la situación. A los elementos rebeldes les falta gasolina por haber caído en los depósitos de la base de Tablada una bomba que los ha incendiado.

En Badajoz, el Regimiento de Castilla, al grito de ¡Viva la República!, y aplaudido clamorosamente por el pueblo, hizo una salida para reducir los pequeños focos que había en los alrededores de la capital.

A las tres y media de la tarde

La moral del pueblo español, que se ha lanzado unánime con las armas en la mano a defender y conquistar la libertad, es cada día más alta. Como un detalle significativo entre la moral de los defensores y la de los traidores a la Patria y al honor que con ella tenían empeñado, conviene hacer resaltar que en los diferentes encuentros habidos entre los rebeldes y los adictos al Gobierno, entre los primeros hay muchos muertos, y entre los segundos las bajas son, afortunadamente, sólo de varios heridos que no revisten gravedad. Teniendo en cuenta que las fuerzas rebeldes son militares organizados y con una constante instrucción en el tiro, hubiera sido de esperar todo lo contrario, y sólo se explica lo sucedido por la falta de moral y fe entre aquellos que defendiendo una causa injusta se han levantado en armas contra la República.

Los esforzados defensores de la libertad, estos ya gloriosos milicianos nacionales, han puesto en el punto de mira de sus fusiles el corazón encendido en fervor republicano y ello ha sido la causa que ha producido el efecto de que sus tiros fueran certeros.

Noticias oficiosas confirman el aplastamiento del foco rebelde que en no muy grande proporción se había presentado en Alcalá. Los fascistas fueron materialmente barridos por la columna mandada por el coronel Puigdengolas. La vitoria de las fuerzas leales y de las milicias del Frente Popular ha sido brillante y completísima. Todo su material de guerra ha caído en manos de las tropas del Gobierno. Estas han hecho prisioneros a casi todos los rebeldes, jefes y oficiales inclusive.

A las seis y media de la tarde

Los insurrectos de El Pardo, batidos por las tropas leales unidas a las milicias del pueblo, han huido; pero no como corresponde a quienes prometieron fidelidad al Poder constituido y derramar su sangre en defensa de la Patria, sino como vulgares traidores de su palabra, de sus promesas y de su honor. Prueba de ello es que quienes, en un momento de insensatez se creyeron capaces de batir la inexpugnable fortaleza que el Gobierno del Frente Popular erigió para regir los destinos de España, no se han conformado con huir. Al huir han dejado como última huella de su traición la sangre de cinco carabineros leales sobre la tierra de El Pardo.

Al conocerse en Madrid la derrota de los traidores, el júbilo ha sido inmenso, como inmensa la indignación del pueblo al saber el asesinato de los cinco valientes carabineros; cinco más entre los heroicos defensores de la República, víctimas de la reacción fascista. ¡Muera el fascismo! ¡Viva la República!

Se reciben noticias de fuente autorizada que demuestran la honda impresión que ha producido en los elementos rebeldes las últimas noticias de las fuerzas leales.

En Sevilla se acentúa la desbandada de los elementos que siguen al ex general Queipo de Llano. Algunos de los fugitivos que han llegado al barrio de Triana dieron cuenta de la consternación producida entre los facciosos por el decisivo aplastamiento de la insurrección en Madrid. Tanto Queipo de Llano como Franco habían asegurado a sus seguidores que la toma de Madrid por los rebeldes era segura e inevitable. Por eso, al saber la rápida y magnífica victoria de las tropas leales y de las milicias, ha crecido en proporciones enormes el pesimismo que invadía a los jefes traidores. El temor de éstos ha crecido al saber que el Cuartel de la Montaña fue batido por la artillería y la aviación. Los altos jefes de la rebelión fascista en Sevilla temen que los abandonen aquellos a quienes engañaron, por lo cual llevan consigo constantemente una guardia de fascistas vestidos de uniforme,

Al terrible efecto moral que produjo a Queipo de Llano y sus amigos el desastre de Madrid se ha unido la noticia de la muerte del general Sanjurjo, cuya llegada esperaban con ansiedad los cabecillas rebeldes. Al principio no lo creían, pero han tenido que convencerse, y el hecho ha avivado en todos ellos la convicción del próximo desastre que les aguarda. Se ha montado un servicio especial de vigilancia para impedir que deserten en masa los soldados, a quienes se retienen con amenazas continuas; pero a pesar de eso continúan las deserciones.

La hazaña del capitán Rexach con su avión causó a los enemigos de la República un efecto indescriptible, pues no esperaban un ataque aéreo, ya que los jefes para animar a sus seguidores, afirman que el Gobierno de la República no podría emprender contra ellos un ataque de aviación.

Aseguraban los fugitivos que los caudillos de la sedición duermen en los sótanos de los edificios por temor a los bombardeos aéreos. Asimismo dicen que ha llenado de inquietud a dichos cabecillas al ver que no les pueden mandar desde Marruecos el hidro que querían tener preparado para huir a Portugal en cuanto fracasara su criminal intento.

Tanto los jefes como los oficiales facciosos se han cuidado de requisar para sí gran cantidad de provisiones que tienen almacenadas y custodiadas junto con una buena provisión de vinos y licores. En cambio, la alimentación de las tropas rebeldes es muy deficiente.

El general Riquelme comunica desde Toledo que ha logrado reducir a los rebeldes, quienes en su huida se han refugiado en la Academia de Infantería.

Dado el reducido número de los insurrectos del Alcázar comunica el general Riquelme que de un momento a otro tendrán que retirarse.

Al conocerse por nuestras emisiones la noticia de las victorias obtenidas hoy por las fuerzas leales de toda España, se han dirigido al Gobierno multitud de telegramas de felicitación.

Verdaderamente ha sido muy fructuoso el día de hoy para la causa de la República. Con gran rapidez se ha aplastado la rebelión en sitios de gran importancia como son Almería y Gijón y se han yugulado los focos rebeldes de Alcalá y El Pardo. La entrada del general Riquelme en Toledo, donde arrolló a los cadetes recluyéndolos en el Alcázar, permite suponer que el aplastamiento de los rebeldes es cosa inminente,

Los telegramas de felicitación dirigidos al Gobierno señalan el hecho verdaderamente ejemplar de que los facciosos son batidos en todos los sitios en que se dirige la ofensiva del Gobierno, realizada con elementos cada vez más poderosos, en contraste con el decaimiento de que dan cuenta los traidores sublevados. Es unánime el testimonio de admiración pública a las fuerzas leales y a las milicias del Frente Popular, que en todas partes rivalizan en bravura y entusiasmo.

Parte de Guerra Nacional (21 de julio 1936),

Alzamiento Nacional. 

El general Mola, desde Burgos remite este día, a las 21,10 horas, el siguiente radiograma a Tetuán para el general Franco: «Recorridas guarniciones Zaragoza, Burgos y Logroño, recibimiento espontáneo entusiástico, especialmente Burgos y Pamplona, donde público emocionadísimo vitoreó decididamente a España. Ejército, dándose cuenta Movimiento genuinamente Nacional para conseguir una España libre, donde impere el orden, paz, justicia, trabajo, amor.

Recibido radiograma coronel Guardia Civil San Sebastián diciéndome: Guarnición estrechamente unida Guardia Civil, Asalto, Carabineros y Migueletes, se ha sumado Movimiento. Ayer tuve igual noticia de División Galicia y comandante militar Asturias. Un fuerte abrazo por España.»

Primera División.—En Madrid se lucha en las calles. Parece que no hay Gobierno.

Segunda División.—Esta madrugada se ha declarado el Estado de Guerra en la Plaza y provincia.

Las fuerzas de Carabineros, Guardia Civil y Asalto unidas al Movimiento, envían un saludo al general Franco.

A las 4 horas ha sido atacada la estación de Radio de dicha capital por elementos civiles armados al mando del gobernador civil. A las 5 horas, por intervención del batallón de ametralladoras número 2, se restableció la situación sin bajas.

En Sevilla, a última hora de la tarde, quedó en nuestro poder el barrio de San Julián, siendo éste el último baluarte de los marxistas en la capital.

Quinta División.—La población está abastecida y funcionan todos los servicios en forma restringida

En Alagón fuerzas de Seguridad enviadas de Zaragoza al mando de un capitán, sostienen tiroteos con los rebeldes. Se les hacen seis prisioneros con armas. Por nuestra parte dos heridos. Los rebeldes huyen al campo.

En Albalate es atacada la Guardia Civil y una sección de Falange que fueron copadas por el enemigo. Sale una columna de Zaragoza que regresa el mismo día.


La Guardia Civil de Almudévar y veinte individuos de Falange fueron sitiados en el cuartel

La aviación salida de Zaragoza bombardea Almudévar y se envía una Compañía de Huesca con morteros.

Séptima División.—En la mañana de este día se enviaron fuerzas del Regimiento de Infantería La Victoria, número 28, a Béjar, siendo pacificado este pueblo.

Por la tarde se organizó una Columna con la misión de llegar hasta San Rafael para impedir el paso de toda fuerza procedente de Madrid en dirección a Segovia y Valladolid, pernoctando en el pueblo de Otero.

Es ocupado el pueblo de Navalperal.

Octava División.—El Gobierno Civil de La Coruña, después de gran resistencia con fuerzas de Asalto, se rinde a las fuerzas Nacionales.

Queda dominada la situación en La Coruña y resto de la División.

Oviedo.—Desde las 17 horas del día de ayer, quedó dominada la situación.

A las 5 horas de hoy, se ocupó Gijón y Musel, respondiendo el comandante militar de la seguridad de Oviedo y Gijón.

sábado, 20 de julio de 2013

Parte de Guerra Republicano (20 de julio 1936)

Alzamiento Nacional.

A la una menos cuarto de la madrugada

El Gobierno, dueño absoluto de la situación, tiene la satisfacción de comunicar que las últimas noticias recibidas acusan un total sometimiento a las fuerzas leales, siendo numerosos los telegramas que en este sentido se reciben. Asimismo se notifica al pueblo madrileño que el abastecimiento está asegurado y que mañana estarán abiertos los mercados a la hora de costumbre.

El jefe del Gobierno se dirigió por radio al pueblo español en los siguientes términos: 
Españoles: sin jactancia alguna, con toda sencillez, pero también con entera serenidad, el Gobierno de la República cumple con su deber y está en su puesto; porque lo está desde el primer momento de su constitución en la mañana de ayer, y atento a sus deberes más urgentes, no ha tenido tiempo hasta ahora ninguno de sus ministros de ponerse en contacto directo con la opinión, aunque ha procurado siempre tenerle al corriente de cuantos sucesos ocurren por medio de informaciones radiadas oportunamente y que han sido fiel reflejo de la verdad.

Ahora, cuando la situación ya mejora notablemente y estamos un poco aliviados de muchas preocupaciones, quiero que estas palabras mías sean para deciros a todos, españoles, que los enemigos de la República NO PASARAN. Frente a ellos está el Gobierno, asistido por la razón de la ley, con todas las fuerzas del Estado y con el apoyo firme del pueblo español.

Una criminal maniobra, que ha prendido en la minoría de los militares, y que España contempla con enorme estupor, indignación y asombro, que aumenta al ver que no han dudado siquiera en intentar, aunque sea con fracaso, la invasión de la Patria por soldados moros y mercenarios, nos han traído en estas horas indignación y dolor; pero no consiguieron ni conseguirán vencer la firmeza del Gobierno ni el entusiasmo republicano del pueblo español, ni tampoco detener la marcha de la República por los caminos de la justicia y del progreso.

Españoles: confiad en el Gobierno. El Gobierno también confía en el pueblo y agradece calurosamente el concurso eficaz de las fuerzas leales del Ejército, Marina, Aviación, Guardia Civil, Carabineros, Seguridad y Asalto, así como el de las entusiastas milicias populares, a todas las cuales felicita por su abnegado comportamiento.

A las once menos cuarto de la mañana

Atención: el Gobierno se complace en comunicar que el movimiento faccioso en Madrid se halla totalmente dominado. Los rebeldes se han entregado a las fuerzas leales de Getafe, cuya artillería ha sido ocupada. Los cuarteles de Vicálvaro y antiguo María Cristina se hallan en poder del Gobierno que ha hecho más de un millar de prisioneros entre jefes y oficiales. Los soldados, con un alto espíritu republicano, abandonaron a los jefes traidores de la República. El Cuartel de la Montaña ha izado ya bandera blanca y se halla en poder de las tropas leales.

Madrileños: el Gobierno, cada vez más firme, y robustecido más que nunca, es hoy dueño absoluto de la situación de Madrid. Todos los cuarteles se hallan ocupados por las fuerzas leales y las milicias armadas. Estas, cooperando al admirable espíritu de lealtad de la Guardia Civil y fuerzas de Asalto, son todos el más alto ejemplo de espíritu republicano. Una vez más los enemigos de la República han sido vencidos.

En provincias, el sometimiento al Gobierno es progresivo. Constantemente se reciben noticias en este sentido, con multitud de adhesiones en todos los sentidos. La columna rebelde de Burgos ha sido desecha por nuestra gloriosa y leal Aviación, donde es perseguida, habiéndole causado aumerosas bajas.

Españoles: el triunfo es nuestro. El Gobierno, cada vez más asistido de todos, pueblo, Guardia Civil, milicias armadas, fuerzas de Asalto, Marina de Guerra y Aviación, ha dominado a los rebeldes. Viva la República.

A las once y cinco de la mañana

Confirmamos la ocupación por las fuerzas leales y milicias armadas de todos los cuarteles de Madrid, en especial del Cuartel de la Montaña, donde los rebeldes tenían su más fuerte reducto, al mando del general Fanjul. La República ha vencido. Orden y tranquilidad. Viva la República.

Cinco minutos después

Atención: Por el subsecretario de Gobernación, señor Osorio y Tafall, acaba de ser izada en el balcón central del Ministerio la bandera republicana que las fuerzas leales y las milicias socialistas han cogido en los cuarteles a las fuerzas sublevadas. El entusiasmo del pueblo congregado es indescriptible. Españoles: Viva la República.

A la una y diez de la tarde

Es de todo punto preciso, ya que el Gobierno es dueño absoluto de Madrid, que nadie se deje sorprender por los provocadores que, disparando aisladamente, quieren sostener un estado de alarma injustificada. Las milicias, que tan brillantemente han cooperado a la victoria, deben dar nuevas pruebas de serenidad no contestando a esos disparos, cuyo único objeto es mantener el estado de sobresalto injustificado. Serenidad, serenidad. Es preciso ahorrar energías para seguir prestándolas al Gobierno y a la República, y no malgastarlas en beneficio de los facciosos. Serenidad y disciplina.

A las dos de la tarde

El Regimiento de Infantería núm. 1, del Cuartel del Pacífico, se ha puesto a las órdenes del Gobierno, acatando el poder constituido.

En Sevilla, las fuerzas leales al Gobierno han ganado terreno. El barrio obrero de Triana está con la República y ha conseguido comunicar con Huelva, dando cuenta de su elevado espíritu y de haber recibido los refuerzos enviados.

En Huelva se prepara un tren especial con más de un millar de hombres armados para decidir el ataque de la ciudad sevillana.

La Marina de guerra tiene bajo sus fuegos a la ciudad de Cádiz, en donde de manera ejemplar resisten el gobernador civil y los leales de Asalto y Guardia Civil, así como las masas populares.

El restablecimiento de la autoridad legítima será cuestión de pocas horas.

En Málaga el entusiasmo es extraordinario, y de allí dicen que se desmiente rotundamente la fábula del envío de tropas de Marruecos. No se consiguió más que desembarcar un grupo de Regulares de Ceuta, que fue deshecho en Algeciras.

Los barcos de guerra controlan el Estrecho e impiden estos propósitos.

El general Queipo de Llano llamó telefónicamente a Gobernación preguntando por el general Mola, creyendo en la fantasía de que Madrid estaba dominado.

Ya lo veis, madrileños. La capital de la República está con nosotros, y las fuerzas que han cometido la indignidad de rebelarse están sometidas después de haber capitulado sin condiciones. Tenemos en prisión en Madrid a centenares de jefes y oficiales y hemos capturado al general Fanjul, jefe de este movimiento, que se halla detenido en los calabozos de la Dirección de Seguridad.

Las noticias que se reciben de provincias son cada vez más satisfactorias. El movimiento, yugulado desde eI principio, está vencido.

Se ha captado un radio de Sevilla solicitando urgentemente el envío de un hidro para que se ponga a disposición del general Franco, teniendo noticias de que éste quiere asegurar la huida.

A excepción de Zaragoza y Valladolid, donde aún resisten los sediciosos, en el resto de la Península el Gobierno controla la autoridad. Es cuestión de poco tiempo. El triunfo es seguro; pero ahora más que nunca aconsejamos serenidad, serenidad y serenidad para administrarlo.

Españoles: ¡Viva la República! y ¡Viva el Gobierno!

A las ocho menos diez de la tarde

A punto de terminar la criminal sedición iniciada por unos militares traidores a su Patria, es deseo del Gobierno que al empezar a restablecer el orden, éste esté en manos exclusivamente de la fuerza pública y de aquellos elementos de las organizaciones obreras que, encuadradas en la disciplina del Frente Popular, tantas y tan heroicas pruebas vienen dando de elevado patriotismo.